domingo, 13 de diciembre de 2015

Borrador sobre la opinión de una mujer de izquierdas frente a las Elecciones Generales 2015







Dedicado a todos aquellos que vais a votar por primera vez y que no tenéis gran bagaje en el mundillo de los discursos políticos, ahí creo que puede servir de ayuda y por eso sólo esbozaré un par de ideas sin pretender en absoluto inclinar vuestro voto hacia un lado o el otro.
Nunca me gustaron los profetas, especialmente cuando utilizan un disfraz para mostrar todo aquello que dicen ahora en campaña que van a mejorar. Advierto que todo aquel que vivió la campaña en la que Felipe González salió elegido como presidente del gobierno, ya sabe de lo que le están hablando.

Los mismos discursos manidos de toda la vida en aras del proletariado o como le llaman ahora "anticasta"... Eso ya lo vivimos hace treinta años señores, y ustedes no han avanzado un ápice, se han quedado estancados, pidiendo lo mismo que ya se pidió y que nunca nos dieron, o aun peor, que nos díeron pero luego nos quitaron con la chulería que se gastan los que pueden.
Descamisados o con traje de Armani, todos se olvidan de sus programas electorales en cuanto viven en la Moncloa, y aquel que dice que no vivirá allí, miente porque por su propia seguridad, todos sabemos que es un paso ineludible.
Por cierto que me gustaría poder decirle a la cara al "encamisado" cabecilla de Podemos que aquí siempre hubo una izquierda, aunque él quiera robarnos la bandera de indignados…Hubo allí en Marzo, la izquierda de siempre esa que usted ha ninguneado y a quien le ha robado el protagonismo por la cara.
Bastante le costó a Don Santiago Carrillo uno de los Padres de la Constitución la legalización de aquel partido allá por 1975 con una invitación de Rey a volver, por si acaso se han olvidado estas nuevas izquierdas tan prometedoras... Mi enhorabuena a ellos porque siempre reconocieron el papel de la mujer como un igual, y eso es algo que nunca podremos dejar de agradecerle a Dña. Dolores Ibárruri “La Pasionaria”, y a otras muchas que desde siempre fueron simplemente eso, compañeras.
Les falta un poquito de humildad para reconocer el trabajo inmenso de aquel PCE actual IU, que llevan ahí toda la vida, cada vez con menos representantes, aunque los pocos que quedamos somos un poco cabezotas y no pensamos cambiar ese voto, por mucho que otros perros portando collares nuevos quieran confundirnos.

No voy a ponerme demasiado feminista, pero sólo un poco por favor que si no voy a explotar, no somos el adorno necesario en las listas, ni la Sra. Vicepresidenta del Gobierno es su secretaria Sr. Rajoy, aunque se dejen manipular de esta forma, algunas hay que merecerían estar en una cabecera de lista.
Me gustaría recordarle al Sr. “guapo” Sánchez que Carme Chacón ya se bajó del carro para dejar pasar al “guapo” de turno, y ese es un gesto que aun a día de hoy no se le ha compensado, probablemente su mente clara le han mantenido alejada de este nuevo y emblemático líder acompañado siempre de su esposa como si con eso demostrara que considera el papel de la mujer, disculpe que le diga pero lejos de eso se nos muestra Vd. Cómo en los mejores tiempos de Obama, y esto no son los Usas, se lo digo por si no se ha dado cuenta.
Los seguidores del gallego presidente no tienen ni mención más que de figurantes en esta película, mejor no hablo que me cabreo...
Con el bipartidismo vino la ruina no sólo política sino intelectual de este país y ambos merecen ser apartados por otros que al menos no hayan llegado aún al Gobierno.
Sr. Iglesias mire Vd. "La pana" ya nos la vendió el PSOE...
Sr. Rajoy, con todos los respetos ¡váyase!
Sr. Rivera menos focos que le gustan demasiado y más trabajar.
Y Sr. Garzón haga el favor de no dejarse ningunear que Vd. es lo suficientemente válido para poder dejar en la carrera a todos estos recién llegados.
Lección de historia social de izquierdas terminada, a votar todos, cada uno a quien quiera, pero ocuparos de hacerlo, porque si no lo harán los peperos y entonces sí que la habremos cagado.
La preocupación por la política empieza el día 20, un mísero papel con una lista impresa tiene la culpa, úsala, allí te espera tu futuro y el de todos.

¡Salud compañeros!




jueves, 10 de diciembre de 2015

Soy hoja






Solo ella, hoja caída,
inválida ya para propagar tu oxígeno.
Con la belleza inerte de un mal sueño,
realidad volteada por una tímida ráfaga de viento.

A su voluntad me debo,
él me mueve y me contorsiona
a veces sin ser consciente, me hunde en charcos
que a los días secan.

Dejándome de nuevo medio enterrada.
Pero entonces llega de nuevo su fuerza inusitada
y de un leve vuelo me traslada, 
de espaldas ahora,
al suelo.

Antojadizo tiempo, de este caer de hojas 
hermanadas en el invierno.

Algunas conservando aún cierta tersura,
su verde apenas amarillento...

Mientras a otras,
 una gama de ocres 
nos maquilla las arrugas del  alma. 

Moribunda, al sol, a la sombra.

Y ahora déjame reposar  viento,
que quiero ser pasto del sueño,
penetrarle con ese halo de vida 
aun capaz de alimentar raíces.
Ser abono que en primavera de fructifique
y ver así mi ciclo de la vida completo.

Que ya no soy, 
soy ellos, 
ya no me muevas más,
deja que acabe mis días,
Viento


Carla
día 11/12/2015 a las 1:40


martes, 1 de diciembre de 2015

Mío







Hoy como cualquier otro día, desde que no estas, me costó levantarme, hacía frío y me quedé ahí, muy quieta, tapada hasta las orejas, de no ser por el leve movimiento que destapó mi hombro al levantar el brazo para coger el móvil de la mesilla de noche.

Nada tuyo, como todos los días, ya no hay palabras, ni suena la música, ni se remueve libido con las fotos.

No hay café, ni ganas de levantarme a hacerlo. Me mantengo ahí leyendo las diferentes redes sociales largo rato, se está bien en la cama, la sensación de calor me incita de nuevo al sueño, pero me resisto, me ayudo leyendo los tres o cuatro mensajes que a diario me desean buenos días en privado, con sus fotos y la amabilidad de costumbre consiguen que esboce una mínima sonrisa…

Era diferente cuando eran tus mensajes. Recuerdo la ilusión con que los recibía, no faltaron nunca, ni una sola mañana, no importaba cómo te sintieras, ni aun en los peores momentos me faltaron. Entonces yo era  esa prioridad. Por un pequeño espacio de tiempo en tu vida fui lo más importante cada día. Esa ilusión que iluminaba tus ojos al despertar, esos momentos robados antes de que toda tu familia pululara por la casa, ya habías estado conmigo, aunque fuera unos segundos ocupándote de que mi despertar fuera especial, de que la luz que entrara en mi cuarto no necesitara de abrir la ventana.

¿Y tú me preguntas porqué te echo tanto de menos? 

Asumo que soy especial, como cada uno de nosotros lo somos, pero ya no me vuelan esas “mariposas” en el estómago haciéndome sentir la mas bella entre las bellas, la mujer más deseada, ese placer prohibido que llenaba tus momentos imaginados. Tu ilusión y la mía se habían encontrado en ese espacio infinito en que nos perdíamos cada segundo, cada hora, todo el día,  y toda la noche.

Cuando todos dormían, nuestras letras se acariciaban, mimándonos con regalos, ínfimos detalles tan importantes para los dos. Nuestras músicas dialogaban en un idilio de notas, de miradas, de temblores ruborizando las madrugadas. 

Música, imágenes, sensaciones, sonrisas…

¿Y  tú dices que no te he perdido?

Y seguramente tienes razón,  porque ya no nos hace falta escribir para comunicarnos, hemos pasado a otro nivel. Ya no tenemos que hablar para escucharnos… Ni tenemos que querer estar juntos, porque lo estamos, aunque no hablemos adivinamos las palabras… Añorándonos nos vivimos más que nunca, cercanos, y sonreímos a la vida por habernos dejado  ese espacio en el que siempre nos encontraremos, por mucho tiempo que pase, aun sin pretenderlo, estamos más presentes cuando no estamos.

¿Y tú dijiste que yo había ganado?

Aun perdiéndonos los dos ganamos, reconoce al menos, que en algo me he adelantado… Al menos yo puedo contarlo, aunque se me atragante esa lágrima, que no quiero llorar hacia afuera, quiero que ese llanto sea mío, como tú lo fuiste, un día,hace mucho tiempo.

Carla

02/12/2015  a las 0:45