miércoles, 4 de marzo de 2015

Tu mi lluvia







Hoy soy presa de mis propios silencios
y por no gritar me muerdo pensamientos,
que no me dejan ni a sol ni a sombra,
anulando cualquier otra cosa que veo.

Hoy tengo que llorar hacia atrás,
para poder seguir viviendo.
Y recuerdo su mirada,
que en medio de mi tormenta, fue trueno.
Sus palabras nublados secos,
y sus pasos de hielo,
la alfombra hacia mi estreno.

Hoy que el sol brilla infame,
vuelvo a desear la lluvia,
y lloro hacia fuera
porque ya el depósito está lleno,
rebosante de recuerdos.

Carla 04/03/2015
Por qué será que ya sólo me salen poemas?