viernes, 11 de septiembre de 2015

Hueles a jabón









Ahora que la noche me esconde, 

puedo escribir los versos que añoras, 
esos que te hablan de lentas caricias en tus lugares más ocultos.

Huele a jabón fresco, 
te has duchado amor, 
y eso sabes que no lo resisto... 

Me muero por olerte despacio con todo el calor de ti, 
ese que vas desprendiendo según te enciendes
mientras rozo tu cuerpo.

Se que te gusta leerme 
y ese es el mejor aliciente para escribir.

Aquí agazapada por esos ojos que no ven, 
pero estos dos corazones se sienten... 

Ven ¡abrázame esta noche! 
desesperadamente,
necesito que aprietes mi cuerpo contra el tuyo, 
me siento sola y quiero 
comer y beber de ti toda la noche



Carla día 10/09/15 a las 01:28 

Atando recuerdos











Fue aquella primera vez

cuando te agachaste ante mi,
para atar los cordones de mi deportiva,
que se habían desabrochado,
cuando por primera vez vi tus ojos,
a través de esa preciosa nuca tuya,
como una extraña transparencia.




Y aunque,
estaban en mi zapatilla desabrochada,
habían estado tanto en mi,
que se habían dado cuenta
de lo que yo ni había notado.




Me sentí la mujer más especial del mundo,
una diosa griega ante su Eros,
el más hermoso poema que podría haber imaginado




Aun hoy, después de 30 años,
me ruborizo al recordarlo


De Carla Duque,
para Factoria Poética
"Aprendiendo"
día 10/09/15 a las 22:13